México: el presente trágico y desbordante.

Publicado en por Heriliam


Immanuel Kant dijo que Alemania no era ilustrada sino que vivía la ilustración, Martin Heidegger vivió las condiciones políticas del nazismo, Hannah Arendt reflexionó sobre los abusos del totalitarismo de Adolfo Hitler, Walter Benjamín reclamó anomalías en la Historia en términos de causa-efecto, Edmund Husserl se preocupó por la crisis de las ciencias europeas, Michel Foucault llama la atención con el surgimiento de la figura del “loco” en la época clásica también conocido como el “insensato”, Noam Chomsky el 21 de septiembre en la UNAM dijo que el TLC es sólo una arma para controlar a México, y puntualiza el papel que juega hoy América Latina para los Estados Unidos.  

Todos ellos, pensaron y siguen pensando los acontecimientos de su presente cuyo resultado fue la elaboración de la reflexión filosófica, la cual hoy sigue vigente en la vida común, académica, política, social, histórica y económica. Y aunque ha veces se diga involuntariamente pero sobre todo voluntariamente que el filósofo (a) como tal, es aquella persona que reflexiona cosas “absurdas” que no sirven para nada, lo cierto es que el filósofo está preocupado por todo aquello que sucede en el mundo, y por ello, su quehacer intelectual toca horizontes infértiles donde genera un discurso sistemático y discontinuo que va más allá de lo que podrían decir los “políticos”.   

Y México no es una excepción para reflexionar el presente ya que es una nación que recientemente cumplió 199 años de su Independencia y de ser una patria autónoma, “democrática”, “solidaria” y “libre”. Esto, después de haber vivido un largo periodo de lucha que reclamaba justicia social y oportunidades de vivir dignamente, pero en frente se encontraba el carácter y prestigio de los españoles como una cultura muy superior a la nuestra, ya que lo único que dejaron fue el idioma, la religión católica y uno que otro vicio, de los cuales siguen en vigor en nuestro país como practicas cotidianas.

A casi dos siglos del origen de la independencia, México en la actualidad sufre los estragos de la crisis económica que afecta considerablemente a varios sectores del país, como el turismo, cines, comercios, restaurantes, cafés, plazas, tiendas, empresas y en general a la población afectada por la falta de empleos bien pagados, pero sobre todo esto afecta aquellos que viven en extrema pobreza como los indígenas.

A esto, se une el polémico aumento del 2% al consumo generalizado en especial a la cerveza, que propone el señor Agustín Carstens secretario de Hacienda y Crédito Público. El aumento al 2% según Carstens ayudará a recaudar ingresos perdidos en el gobierno por contingencias y desastres por las intensas lluvias en el mes de septiembre. El problema lo pienso de este modo: entiendo perfectamente que el país atraviesa una situación desagradable por el mal paso de la economía mundial, sin embargo, esta crisis económica debería ser suprimida fomentando inversiones y generar empleos, para esto, se necesita descontar el 20% de sueldo al mes a diputados y senadores. Y no sacarle a la gente dinero cuando en realidad no tienen por falta de oportunidades. Así, el aumento del 2% al consumo intenta obtener del bolsillo dinero cuando el propio bolsillo está roto, roto, roto, al grado de que el señor Carstens no se ha dado cuenta.  

A mi parecer, el aumento del 2% al consumo generalizado es una estrategia del gobierno federal: porque el aumento pretende enganchar a todos aquellos que no pagan impuestos en Hacienda. Por ejemplo; un campesino que gana al día alrededor de $ 52 pesos y que normalmente se toma una cerveza diaria que le cuesta $ 10 pesos, ahora la cerveza le costará $ 12 pesos. Ahora bien, si trabaja seis días a la semana ganaría $ 312 pesos, pero como dijimos que se toma una cerveza diaria a la semana gastaría con el aumento $ 72 pesos, sin el aumento gastaría $ 60 pesos.

En total $ 12 pesos a la semana pagaría el campesino de impuesto por tomarse una cerveza diaria, si hacemos cálculos somos 106. 7 millones de habitantes en México y más de la mitad consumen más de una cerveza diariamente. Aclaró, tampoco pretendo defender la cerveza simplemente me parece que las cosas no van por ahí. Mejor que le suba al Vino, no lo hace porque no todos tienen acceso a pagar un vino de $ 250 pesos.   

Y aun no termina los problemas que vive México porque se aproxima el riesgo de otro brote de influenza A H1N1, que por cierto ya existen caso detectados en algunos estados de la República como Chiapas, Yucatán, Distrito Federal, Jalisco, Michoacán, Estado de México sólo por mencionar algunos. El virus A H1N1 no sólo perjudicaría el sector salud que aun así es importante sino igual golpearía a tres sectores del país:

El primero, es el económico que sin la presencia del virus ya existe una situación crítica, este sector afectaría notablemente a los hoteles, restaurantes, museos, cines y en general al turismo tanto nacional como extranjero. El segundo, es el educativo donde alumnos y profesores no podrían estar en espacios cerrados como el salón de clases, precisamente para evitar contagios, por ello, se recomienda no asistir hasta nuevo aviso de la SEP. El último, es el sector salud el cual pondría otra vez a prueba los mecanismos y medidas para evitar el contagio, también, se reforzaría tales medidas con otro tipo de acciones alternativas para acabar con la expansión de virus. Según la Secretaria de Salud ya tiene en sus manos la inyección anti A H1N1, ahora falta distribuirla rápidamente en los posibles focos de contagio y por supuesto en los casos existentes hasta hoy para impedir otra pandemia como la de meses atrás.

Finalmente, todos estos problemas existentes en México de ningún modo nos deben de hacer “dóciles” ante las necesidades y preocupaciones sino al contrario, nos deben de hacer “críticos” y a su vez tomar una posición definida la cual servirá como el hilo conductor para lograr el objetivo. En este juego de discursos y deficiencias entrar el quehacer crítico y práctico de la filosofía, no como una disciplina teórica o “fuera de serie” sino como una racionalidad práctica para aclarar, analizar y ordenar las prácticas discursivas, esto último, no son sólo palabras sino constituyen en buena medida hechos, acontecimientos, objetos que cotidianamente vivimos por fuentes cercanas tales como la TV, radio, periódicos y entrevistas.  

Asimismo, recuerdo muy bien las palabras del Dr. Julio Quesada decir que: “la filosofía no es la varita mágica que resuelva los problemas del mundo”, tampoco es para echarla de menos simplemente porque no puede resolver los problemas, pero por otra parte, la filosofía si posibilita soluciones, hipótesis y disertaciones sobre los problemas que afectan nuestro presente. ¿Sin problemas que sería de la filosofía?  

 

 



Investigador del Instituto de Filosofía de la Universidad Veracruzana y de la Universidad de Madrid



Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post